Civilizaciones


Los españoles cuentan con un ejército fuerte, tanto en infantería como en caballería. La flexibilidad de los envíos desde la metrópoli proporciona a los españoles la opción de atacar relativamente pronto o de establecer posteriormente una potente economía. Los avances de la metrópoli española benefician a soldados, edificios y unidades navales.

A pesar de que la economía francesa despunta lentamente, la unidad coureur, un aldeano con grandes habilidades de lucha, hace que sea difícil atacar a los franceses pronto. Asimismo, los franceses tienen la unidad de caballería más fuerte del juego: el cuirassier. Por otra parte, los franceses son expertos en alianzas con los nativos americanos.

Aunque los colonos holandeses son limitados y costosos, su civilización compensa esta desventaja económica con la creación de bancos y la generación automática de moneda. La metrópoli holandesa potencia la consecución de mejoras en defensa y economía.

Rusia empieza el juego con recursos adicionales pero con pocos colonos, de modo que posee flexibilidad suficiente para centrarse en la economía o en una incursión temprana. A los soldados de infantería rusos, débiles individualmente, se los entrena más rápido por grupos, lo que brinda a los rusos la oportunidad de abrumar al enemigo con su superioridad numérica.

El rápido acceso a los colonos dota a la civilización británica de una de las economías más potentes del juego. La capacidad de mejorar dos unidades clave, los mosqueteros y los húsares, hacen del ejército británico un poder formidable en el juego. La metrópoli británica pone gran énfasis en las mejoras en el campo de la tecnológica y las guerras navales.

Los portugueses, que empiezan el juego con dos centros urbanos, producen rápidamente colonos, controlan territorios y apoyan a sus aliados. Tienen la capacidad de espiar fácilmente al enemigo. Los portugueses también hacen gala de una potente flota, sólida infantería ligera y los mejores dragones del juego.

Los alemanes tienen menos colonos y, por lo tanto, una economía más lenta. Por suerte, las caravanas de colonos y la caballería de ulanos se generan sin coste alguno en el centro urbano alemán. Además, los alemanes empiezan con la capacidad de enviar mercenarios de la metrópoli (mucho antes que otras civilizaciones).

Los colonos otomanos se generan automáticamente en el centro urbano. Si construyes una mezquita o realizas tareas de investigación, ayudarás a mantener constante la producción de colonos. Gracias a su posición privilegiada a caballo entre Europa y Asia, los otomanos gozan de más unidades únicas que cualquier otra civilización.